Síndrome de Gilbert

Síndromes

Información de síndromes: signos, síntomas, causas y tratamientos

El síndrome de Gilbert, también conocido como disfunción hepática, ictericia familiar benigna, disfunción hepática constitucional, bilirrubinemia benigna no conjugada y ictericia familiar no hemolítica, es una condición genética. Se trata de un trastorno leve del hígado en la que los niveles de bilirrubina en el torrente sanguíneo (una enzima del hígado) son anormales.

Cuando los glóbulos rojos se descomponen se produce la bilirrubina. Las personas con el síndrome de Gilbert tienen niveles ligeramente elevados del pigmento bilirrubina que a veces les puede producir ictericia en los ojos (color amarillento), y algunas veces en la piel.

Síndrome Gilbert

El síndrome es inofensivo y los pacientes por lo general no necesitan tratamiento. El hígado de las personas con síndrome de Gilbert no procesa correctamente la bilirrubina. No lo retira adecuadamente y se acumula. Debido a que es inofensivo, el síndrome de Gilbert no se considera generalmente como una enfermedad. La mayoría de las personas no saben que tienen el síndrome hasta que un análisis de sangre revela niveles superiores de bilirrubina.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Gilbert?

La mayoría de las personas afectadas no tiene síntomas, ya que los niveles de bilirrubina suelen permanecer dentro de los niveles normales, y de vez en cuando suben ligeramente. La ictericia se produce cuando los niveles de bilirrubina suben demasiado alto, y crean un un tinte amarillo en la parte blanca de los ojos y en la piel.

Los síntomas pueden ser más evidente como resultado de:

  • Enfermedad.
  • Infección.
  • Deshidratación.
  • Estrés.
  • Menstruación.
  • Un sobreesfuerzo.

Aunque los niveles de bilirrubina casi nunca alcanzan niveles peligrosos, la ictericia resultante puede ser perturbador. Los síntomas de ictericia suelen aparecer primero en los ojos, y luego en la piel si los niveles de bilirrubina aumente aún más.

Tratamiento para el síndrome de Gilbert

Como el síndrome de Gilbert es considerado como inofensivo, generalmente no causa ningún problema de salud, el médico le dirá al paciente que no se requiere tratamiento. Aunque los síntomas de la ictericia puede ser inquietante, son intermitentes y nada de qué preocuparse.

El seguimiento a largo plazo para las personas con síndrome de Gilbert no suele ser necesario. Si notas síntomas de empeoramiento de la ictericia, debes consultar a tu médico para que él/ella puede descartar cualquier otra condición que pueda haberse desarrollado.

Los pacientes que encuentran los síntomas de ictericia demasiado inquietante pueden beneficiarse del fenobarbital, un medicamento que disminuye los niveles de bilirrubina. El fenobarbital puede causar somnolencia y mareos. Es importante para el paciente darse cuenta de que en este caso el medicamento no se toma por razones de salud.

Dieta para el Síndrome de Gilbert

Reducir el alcohol, la sal, la cafeína, el tabaco, la medicación, el azúcar y la grasa.

Las vitaminas esenciales y minerales

Las vitaminas C y E y minerales zinc y selenio son «antioxidantes», demostrando ayudar a la cicatrización del hígado. Estas vitaminas y minerales se encuentran en las zanahorias, los tomates, los pimientos, berros, frutas cítricas, bayas, semillas de cereales integrales y aceites. Vitaminas del grupo B y colina se encuentran en la yema de huevo, hígado, legumbres y levadura de cerveza y puede ayudar a la función hepática. Asegúrate de que tu dieta contiene gran cantidad de verduras de hoja verde, rica en ácido fólico. Los cereales integrales y mariscos son ricos en vitamina B6 y vitamina B12.

Verduras crucíferas

Los miembros de la familia de la col han demostrado activar en el hígado citocromo P450, proceso de desintoxicación y conjugación de glutatión. Es decir, es un proceso que convierte las toxinas solubles en grasa, en solubles en agua, más fácil para tu cuerpo para deshacerse de él. Trata de incluir el brócoli, la coliflor, la col rizada, hojas de mostaza, rábanos, las coles de Bruselas y la col en tu dieta. Alimentos ricos en azufre. Ajo, cebolla, huevos y legumbres son ricos en azufre. Se puede mejorar el proceso de desintoxicación de sulfuración realizada por el hígado.

Comidas desintoxicantes

Debes añadir frutas rojas, fresas, remolacha y uvas a tu dieta, ya que ayudan a desintoxicar el hígado y son altos en antocianina. Las papayas y piña contiene enzimas útiles para mejorar la digestión y los limones tienen un efecto limpiador fuerte.

Hierbas útiles:

El cardo mariano, diente de león, la cúrcuma y el regaliz, han demostrado ayudar a la función hepática. El jengibre es también un excelente limpiador.

Proteínas buenas:

El hígado necesita proteínas para repararse a sí mismo, y una dieta alta en proteínas da a algunas personas con el síndrome de Gilbert más energía. Elige alternativas saludables a la carne roja como el pescado, los frutos secos, las legumbres y las semillas, ya que son más fáciles de romper y poner menos carga en el hígado.

Agua

Una vez que tu hígado ha eliminado las toxinas de tu organismo, debes eliminarlas de tu cuerpo. La única manera de hacer esto es beber mucha agua (entre tres y ocho vasos al día como mínimo).

Síndrome de Gilbert

Consecuencias

La ictericia leve puede aparecer en condiciones de esfuerzo, el estrés, el ayuno y las infecciones.

La disminución de la capacidad de desintoxicación. La falta de la enzima Glucuroniltransferasa puede reducir la capacidad del hígado para desintoxicar diversas formas de contaminación, humos químicos, algunos medicamentos y hormonas. La droga Irinotecán (que se utiliza para algunos tipos de cáncer) se convierte en tóxico para las personas con este síndrome.

Neutropenia (recuento de neutrófilos bajo). Los neutrófilos son el tipo más importante de glóbulos blancos, que comprende entre 50-70% de los leucocitos circulantes. Ellos son la principal defensa contra infecciones, destrucción de bacterias y hongos en la sangre.

Artículos relacionados con Síndrome de Gilbert