Síndrome de Tourette

Síndromes

Información de síndromes: signos, síntomas, causas y tratamientos

El síndrome de Tourette (ST), o trastorno de Tourette, como se le llama frecuentemente, es una enfermedad neurológica que se inicia en la niñez o en la adolescencia. La característica esencial del síndrome de Tourette son tics múltiples, movimientos o vocalizaciones que son repentinas, rápidos y sin propósito.

El síndrome de Tourette a menudo se trata por psiquiatras y neurólogos ya que muchas personas con síndrome de Tourette también tienen otras enfermedades como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), el insomnio o/y déficit de atención - hiperactividad (TDAH).

Síndrome Tourette

Características del síndrome de Tourette

  • Tanto los Tics motores como los tics vocales (fónicos) están presentes en algún momento durante la enfermedad, aunque no necesariamente de forma simultánea.
  • Los tics son acciones recurrentes, no rítmicos, estereotipados (el mismo cada vez) o vocalizaciones que por lo general puede ser suprimida por un período en el que una persona se centra en la detención de ellos.
  • Menos del 40 por ciento de las personas con síndrome de Tourette tienen coprolalia (decir palabrotas o gritando obscenidades).
  • La mayoría de las personas experimentan una sensación incómoda antes de producirse los tics que desaparece después de realizar el tic.
  • Los tics aparecen varias veces al día, casi cada día o intermitentemente a lo largo de un lapso de más de un año.
  • Este síndrome crea angustia y marca la vida social (en casa o con los amigos), laboral (trabajo o escuela), o en otras áreas importantes de la vida.
  • El inicio se produce antes de los 21 años.
  • Los síntomas pueden desaparecer por semanas o meses a la vez y aparecer repentinamente y desvanecerse.
  • La mayoría de las personas experimentan menos tics a medida que envejecen, casi el 50 por ciento de las personas tienen tics significativamente menor a medida que llegan a la edad adulta.

¿Qué otros síntomas están asociados con el síndrome de Tourette, además de los tics?

Aproximadamente el 50 por ciento de las personas con falta de atención, hiperactividad, experimenta el síndrome de Tourette junto a otros síntomas que son característicos del TDAH. En algunas personas, estos pueden ser en realidad los síntomas más frustrantes y preocupantes de su enfermedad. Las personas con síndrome de Tourette tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad.

Aproximadamente un tercio de las personas con el síndrome tienen graves pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos y puede ser diagnosticado como trastorno obsesivo-compulsivo. Otras dificultades comunes incluyen problemas de aprendizaje y desarrollar tartamudez. La mayoría de los niños con este síndrome también siente una especie de vergüenza, malestar social y auto-conciencia con respecto a su enfermedad y tics. Cuando los niños llegan a la adolescencia, también pueden experimentar depresión y pueden estar en mayor riesgo de desarrollar un trastorno depresivo mayor.

¿Qué causa el síndrome de Tourette?

Aproximadamente 1 de cada 200 niños tienen el síndrome de Tourette. Aunque la causa no ha sido definitivamente establecida, existe una creciente evidencia científica de que el síndrome es causado por una enfermedad neurológica que afecta a las neuronas (células nerviosas) en diferentes partes del cerebro, incluyendo pero no limitado a los ganglios basales. Las personas con el síndrome también puede tener una disfunción de sus neurotransmisores, las moléculas químicas que las neuronas utilizan para comunicarse unas con otras. Cuando se empezó a estudiar, se pensó que el síndrome de Tourette tenía un patrón genético, una herencia autosómica dominante, ya que el 50 por ciento de los niños que desarrollaban esta enfermedad, uno de los padres también la padecían.

Los científicos han descubierto que el síndrome de Tourette es probablemente más complicado y no se basa en la presencia de un solo gen. De hecho, se ha demostrado que los genes múltiples son los que causan los síntomas del síndrome de Tourette. En algunas familias, personas diferentes pueden tener diferentes síntomas asociados con la enfermedad. Por otra parte, los niños son aproximadamente cuatro veces más propensos a tener síndrome de Tourette que las niñas.

Síndrome de Tourette

Tratamientos del síndrome de Tourette

La mayoría de las personas con el síndrome no está significativamente incapacitadas por sus tics o síntomas resultantes y por lo tanto no requieren medicamentos. Sin embargo, hay medicamentos que ayudan a controlar los síntomas cuando interfieren con su vida.

La dosis necesaria del medicamento, para lograr el máximo control de los síntomas, varía para cada paciente y debe medirse cuidadosamente por un médico. Por lo general, el medicamento se administra en pequeñas dosis con incrementos graduales hasta el punto donde hay una reducción máxima de los síntomas con efectos secundarios mínimos. Algunas de las reacciones adversas a los medicamentos son inquietud, fatiga, el aumento de peso y el aislamiento social. Los efectos secundarios como la depresión y el deterioro cognitivo a veces se pueden aliviar con la regulación de la dosis o un cambio de medicación.

Otros tipos de terapia también pueden ser útiles. A veces, la psicoterapia puede ayudar a una persona con el síndrome de Tourette y también ayudar a su familia a lidiar con los problemas psicosociales asociados con el Síndrome. El uso de técnicas de relajación y/o biofeedback puede ayudar durante períodos prolongados de estrés. Ha habido informes de ayuda con la acupuntura, el yoga, la hipnosis y otras terapias alternativas, estas muestran beneficios, pero una investigación rigurosa sobre estas terapias no se ha hecho. Tratamientos aprobados para incluir intervención cognitivo-conductual para los tics (CBIT) y los medicamentos recetados por un médico ayudan en el tratamiento. El punto es encontrar lo que es mejor para las necesidades individuales del paciente y la mejor modalidad del tratamiento que se elija entre el paciente y el médico.

Artículos relacionados con Síndrome de Tourette